Tarde o temprano la naturaleza acaba recordándonos que las calorías ocupan volumen y que casi siempre se llevan por delante la cintura. Como dice el sentido común, que por desgracia muchas veces en esto del yantar no es el más común de los sentidos, hay que comer poco y bien. Renegar de la bollería industrial, aparcar el alcohol, olvidar el azúcar y consumir el 60% de las calorías antes de las 16:00 horas. Hay que alimentarse para vivir no vivir para alimentarse. Y sobre todo, hay que moverse y no basta con hacer abdominales como un poseso. 

La base es crear hábitos alimenticios sanos, hacer un trabajo cardiovascular para quemar la grasa acumulada, y luego realizar un trabajo localizado en la zona. En el abdomen tenemos una grasa subcutánea que es la que vamos a reducir levemente a golpe de abdominales y otra, intra-abdominal que desaparece con dieta, ejercicio o tratamientos, porque hay veces que ni pasando hambre, ni sudando la camiseta ni matándote a hacer abdominales consigues quitarte esa grasa localizada en el abdomen.

Hay unos cuantos tratamientos no quirúrgicos que con más o menos acierto eliminan esa pequeña grasa localizada en el abdomen. Por ahora nos centramos en 4, los más conocidos.

El primero consiste en estimular muscularmente la zona enviando diferentes impulsos eléctricos mediante electrodos para tonificarla.

El segundo en infiltrar productos que tienen acción diurética, drenadora o reafirmante con mesoterapia.

El tercero, en fortalecer la elastina y el colágeno de la piel abdominal con Radiofrecuencia.

Y el cuarto, otro que molesta y que no en vano requiere de anestesia, el lipolaser. El tratamiento ha mejorado mucho y para pequeñas zonas puede ser una solución. Pero hay que tener en cuenta que precisa anestesia local y que es importante hacerlo en hospital o clínica que disponga de algún método de rehabilitación para hacer frente a posibles efectos adversos.

Hay muchas técnicas, pero no todas son tan efectivas como la liposucción, que ya son palabras mayores porque es quirúrgica.

De todas maneras es importante recordar que no hay médico, ni máquina, ni tratamiento, ni sustancia que elimine esa grasa que acumulas en el abdomen si no haces dieta y ejercicio. Ten por seguro que lo único que harán desparecer es el dinero que te han costado las sesiones.

Mil besos