Y para estar sano hay que hay que hacer dos cosas: alimentarse bien y hacer ejercicio. Lo primero espero que lo estés haciendo, a lo segundo enseguida nos dedicamos porque vamos a sudar las calorías veraniegas.

Según la Organización Mundial de la Salud la inactividad física está considerada como el cuarto factor de riesgo de mortalidad. Y sin ir tan lejos, está claro que la vida sedentaria es un factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 y obesidad. Hay que moverse. Dice la OMS que niños y jóvenes de entre 5 y 17 años deberían hacer al menos 60 minutos de actividad física al día y que los adultos de entre 18 y 64 años al menos  150 minutos a la semana.

El cuerpo humano está diseñado para moverse. Es una necesidad, física, química y psíquica porque además estimula la producción de endorfinas, también conocidas como “hormonas de la felicidad”. Unas sustancias químicas que actúan sobre el sistema nervioso y que muchos estudios han demostrado que combaten el envejecimiento y el estrés, reducen el dolor, previenen lesiones en los vasos sanguíneos, refuerzan el sistema inmunológico y ahuyenta la depresión y la ansiedad, algo muy importante si tenemos en cuenta que en nuestro país se venden cada año alrededor de 40 millones de envases de antidepresivos y unos 30 millones de ansiolíticos.

En contra de lo que mucha gente piensa, no paramos de movernos porque envejecemos. No. Envejecemos porque paramos de movernos. Hay que ser activo. Cambiar la actitud ante la vida para mantenerse en buena forma física con pequeños gestos como ir a los sitios andando, subir escaleras, bailar… Y si ya queremos algo más, practicando un deporte.

Deportes para sudar las grasas hay miles, los hay indoor y los hay outdoor. Si eres de los que prefieres al aire libre, antes de ponerte en marcha cálzate y vístete para hacer ejercicio no para cocerte. Se hacen muchas barbaridades pensado que cuanto más se suda más se adelgaza y no. Cuanto más sudas más líquido pierdes y este se recupera en cuanto bebes. Enfundarte en plásticos para sudar o ir vestido cual cebolla lo único que te va a provocar es una deshidratación y con ella, lesiones.

Otra recomendación: Si una vez equipad@ por lo que te inclinas es por correr, elije bien la superficie. Mejor un parque o el monte que el asfalto para amortiguar el impacto de la pisada y evitar que sufran las articulaciones. Y es que el ser humano está diseñado para andar, para la marcha, no para correr como una gacela aunque nos empeñemos en hacerlo e incluso algunos lo hagan de maravilla. El ejercicio más saludable indudablemente es caminar. Pero caminar a buen ritmo, que te cueste mantener una conversación.

Tómatelo con calma tanto si optas por el deporte al aire libre como si te inclinas por el gimnasio. Spinning, Bodycombat, Bodyattack… clases que tengan un componente interválico fuerte son las más efectivas para adelgazar pero recuerda que lo que a la larga lo que realmente va a hacer que pierdas peso son los ejercicios de fuerza. Ejercicios que potencian tu masa muscular para que, hasta en reposo, tu cuerpo queme calorías para mantenerlo tonificado.

 

Hagas el ejercicio que hagas, hazlo con frecuencia porque de lo contrario no sirve de nada. Si quieres mejorar, las sesiones tienen que ser entre más de 3. Si por lo contrario solo quieres mantener, dos, tres sesiones a la semana son suficientes. Eso en cuanto al deporte porque si hablamos de ejercicio la prescripción es DIARIA! Si la gente hiciera más ejercicio la mayoría de las consultas médicas estarían vacías.

Y por último. Las bebidas isotónicas y similares, solo si sudas muchísimo. Suelen ser muy calóricas y lo único que vas a conseguir es ingerir de un trago las calorías que con tanto esfuerzo acabas de eliminar.